Loading...

Médico muestra cómo sacar toda la grasa de un hígado graso en cinco días y saca todo el deshecho fecal el mismo día.

Uncategorized 29 Visitas
Loading...

El hígado graso no es más que una acumulación de grasa en el mismo hígado. Pero a pesar de que el hígado graso puede ser inofensivo, pero a veces puede hacer que el hígado se hinche, esta es una afección común. Muchas personas no presentan algún tipo de síntoma, algunas es posible que sientan llenura o dolor en la parte media o superior del lado derecho del abdomen. Es posible que se sienta extremadamente cansado (fatigado).

Corregir el hígado es posible y por ello nosotros te daremos a conocer un excelente remedio natural con el que podrás atacar al hígado graso. Los ingredientes son naturales y económicos, así que presta atención de como debes prepararlo.

[spoiler title=”LEER-MAS”]

Ingredientes: 2 limones. 2 remolachas medianas, 2 tazas de agua.

Elaboración: Lo primero que vamos hacer es lavar muy bien nuestras remolachas, crudas, las cascaras de este vegetal son muy finas, por lo que no va hacer necesario que la pelemos, la vamos en cortar en cuadros pequeños, lo vertimos a la licuadora, con las dos tazas de agua. Una vez licuado colamos solo la mitad del batido, y juntamos ambas partes y agregamos en zumo de ambos limones, jamás le agregues azúcar. Este preparado lo vamos a tomar 3 veces al día, por 7 días. Jugo verde para el hígado verde jugo verde. Los jugos verdes son excelentes aliados a la hora de tratar el hígado graso, estos permiten que se realice una depuración en nuestro organismo, que lo libera de ciertas toxinas que son perjudiciales para el mismo.

Remedios naturales para tratar el hígado graso
Además de aprovechar las ventajas de los remedios caseros, es preciso que la persona que padece de esta condición realice algunos cambios en su vida cotidiana, sobre todo en lo relacionado a su alimentación y a algunos hábitos (como ser beber alcohol en exceso). La recuperación hepática puede llevar su tiempo si el paciente no se compromete y deja todo lo que pone en riesgo este órgano.

Los remedios caseros más eficaces son:

Alcachofa: No dudes en añadir este vegetal a tu dieta diaria para mejorar la salud del hígado. No tiene muchas calorías, es un diurético excelente, ayuda a regular el colesterol y el azúcar en sangre, disminuye la absorción de grasas, entre otros beneficios. Se aconseja consumir al menos dos veces por semana, de manera natural, en preparaciones ligeras, cocidas o al horno, sin aderezos, salsas o cremas.

Níspero: se conocen sus ventajas para muchas dolencias, entre ellas, para curar el hígado graso. Esto se debe a que mejora las funciones hepáticas y tiene un efecto depurador sobre el organismo. Consume algunas frutas como postre.

Rábano y remolacha: Ambos se deben incorporar a la dieta porque sirven para desinflamar y depurar el hígado, son muy nutritivos y aportan pocas calorías. El rábano se puede consumir crudo o rallado en ensaladas y la remolacha se hierve para ser un ingrediente excepcional para ensaladas o como acompañamiento.

Cardo mariano: es una planta muy usada para ayudar en los tratamientos de hígado graso. Las hojas secas sirven para hacer una infusión que protegen este órgano y mejoran sus funciones. Se deben consumir tres tazas diarias, con una cucharada del cardo mariano en cada una.

Diente de león: Es uno de los depurativos más potentes que existe, ayuda a limpiar el hígado y mejorar la salud hepática. Se aconseja consumir tres tazas al día de una infusión hecha con una cucharada de diente de león por cada ¼ litro de agua hirviendo.

Boldo: es altamente popular esta planta porque sirve para depurar las toxinas y eliminar la grasa de este órgano, facilitando la recuperación. Se puede consumir un té de boldo después de las comidas, también ayuda en la digestión.

Limón: es para los pacientes que no tienen problemas de sensibilidad o acidez. Añade zumo de limón al té, ensaladas, bebidas y otras preparaciones. Es uno de los limpiadores hepáticos más potentes y ayuda a eliminar las grasas que se acumulan en este órgano.

Jengibre: algunos estudios han demostrado que el jengibre puede ser de mucha ayuda para tratar el hígado graso, ya que contiene antioxidantes y sirve para reducir los triglicéridos. Realiza un té triturando dos cucharaditas de su raíz y colocando en una taza de agua hirviendo. Deja reposar unos minutos y bebe antes de que se enfríe. También se puede usar rallado en las ensaladas.

Achicoria: lava y pica un kilo de raíz de achicoria tierna. Pasa por la licuadora, coloca en una cacerola y añade medio kilo de azúcar. Hierve hasta conseguir una consistencia similar a la de un jarabe. Conserva en una botella de vidrio con cierre hermético y bebe una cucharadita por día.

Toronja o pomelo: es buena para los enfermos de hígado graso debido a uno de sus componentes principales, la naringenina, el cuál activa los químicos responsables de oxidar los ácidos grasos. También sirve para disminuir la grasa del cuerpo y atenuar el síndrome metabólico, dos de los factores que se relacionan a menudo con esta enfermedad. Si te ha gustado, no olvides compartirlo con tus amigos y familiares en las redes sociales. Tal vez a ellos también le pueda ayudar esta información.

[/spoiler]

Compartir

Comentarios